Deportes

El triunfo inesperado: El "gordito" Ruiz destronó al esbelto Joshua

Sorprendente. Fuera de todo pronóstico. Las apreciaciones de los expertos en boxeo señalan de las más variadas maneras la inesperada victoria del oblongo mexicano Andy Ruiz ante el favorito Anthony Joshua, el campeón mundial de los pesados que perdió su corona hace pocas horas en el Madiso Square Garden.



Ruiz logró lo que nadie imaginaba. Con menos técnica, menos preparación física y menos músculos que el campeón, se adjudicó la pelea del año con un implacable Knock Out Técnico en el séptimo asalto.
El “gordito” Ruiz, como él mismo se define en las redes sociales, era hasta este combatel un peleador con buen récord en los pesos pesados pero poca fama a nivel mundial, por lo que nadie pensaba que sería capaz de destronar a la gran estrella de la categoría, el inglés Anthony Joshua, quien hasta su debut en Estados Unidos estaba invicto.
El triunfo del púgil azteca enmudeció al mundo entero. 'Destroyer', como se lo apoda, estaba abajo en las apuestas 33 a 1 y besó la lona en una ocasión antes de derribar cuatro veces a Joshua y obligar al árbitro a detener la pelea. Subió al cuadrilátero entre algunas burlas por su físico y salió como campeón del mundo y protagonista de uno de los hitos más grandes del boxeo.
La inspiradora historia de Andy Ruiz Jr. inicia el 11 de septiembre de 1989 en Imperial Valley, California. Pese a nacer en Estados Unidos, sus raíces familiares siempre lo hicieron sentirse mexicano y luce con orgullo un tatuaje que dice 'Made in México' ("Hecho en México").
Se crió a 16 kilómetros de la frontera con México en una zona de pandillas, tráfico de drogas y tráfico de personas, lo que trajo varios dolores de cabeza a su familia. "A los 10 años se peleaba con policías", admitió su papá en una entrevista a The Telegraph. En ese contexto, el boxeo se transformó en una vía de escape a las malas compañías y en un sueño a perseguir. Su padre, un humilde albañil que lo llevaba a las obras para que lo ayude a levantar bolsas o remover basura, fue quien lo inició en el boxeo cuando sólo tenía 6 años.
"En mi primera pelea amateur, tenía 7 años y no había niños en mi peso, así que luché contra hombres mayores. Me costó un poco acostumbrarme y a veces me deprimía", contó Andy, quien ya desde muy pequeño se enfrentó contra las burlas por su obesidad.

Comentar





copie el código de verificación



1
El Gobierno Nacional estableció restricciones a la compra y transferencia de dólares
2
Alberto Fernández al WSJ: "Argentina en default virtual"
3
Radicales admiten la necesidad de un control de cambios
4
Condenan a 14 años al futbolista Fabbro, acusado de abusar de su ahijada
5
Argentina pierde chances de recibir el desembolso del FMI: europeos dicen que no