Política

Con un firme llamado a la reconciliación asumió el presidente Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández asumió sus funciones tras recibir los atributos del poder de manos de su antecesor, Mauricio Macri, en una ceremonia que tuvo su punto culminante en el mensaje conciliador pronunciado por el flamante mandatario, quien llamó al diálogo para “superar este momento penoso que atraviesa nuestro país”.



Alberto Fernández trazó un diagnóstico crudo y realista de la situación del país pero evitó hacer fuego en la persona de su antecesor. Se limitó a destacar los alarmantes índices sociales, como el de la pobreza, la desocupación y la inflación, al mismo tiempo que ratificó su voluntad de enfocar las energías del Estado en reparar el daño social causado por las políticas del gobierno saliente.
“No basta con acercar un pedazo de pan al pie de la mesa para los que menos tienen. Ellos tienen que sentarse a la misma mesa para comer el mismo pan, de modo que nuestro país sea el hogar de todos y no de algunos”, expresó el presidente en el sitial principal del Congreso, flanqueado por su compañera de fórmula, la ahora vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Otro párrafo medular del discurso presidencial fue el referido a la denominada grieta, fractura social y política que se comprometió a cerrar a través del diálogo y de medidas que apunten a la reconciliación, entre ellas la recuperación de una “Justicia independiente”.
“Nunca más una justicia influenciada por los servicios de inteligencia, nunca más una justicia que actúe en función de los colores políticos de las personas investigadas, y cuando digo nunca más es nunca más”, sentenció el presidente, mientras era observado atentamente por los miembros de la Corte Suprema.
Alberto mencionó especialmente al ex presidente Raúl Alfonsín. Fue al comienzo de su discurso, cuando recordó que “el 10 de diciembre no es un día cualquiera en la memoria colectiva: ese día sepultamos la dictadura más cruel que hemos debido soportar y Raúl Alfonsín asumía la presidencia".
"Las debilidades de la democracia solo se resuelven con más democracia. Hoy reivindico mi compromiso democrático, que garantice la convivencia y el respeto a los disensos", añadió, y remarcó la necesidad de lograr un "nuevo contrato ciudadano social".
"Hay que empezar por los últimos para después llegar a todos", continuó, y anticipó medidas orientadas a la "justicia social" y el combate contra el hambre. "La primera reunión oficial será un encuentro de trabajo sobre esa prioridad: el plan integral de Argentina contra el hambre", prometió.
Sobre el desempleo, estimó en 1.200.000 jóvenes que no estudian ni trabajan y aseguró que lanzarán becas para "garantizar el derecho al primer empleo". "Vamos a declarar la emergencia sanitaria", agregó sobre la situación social.
"Vamos a encarar el problema de la deuda externa. Pero para poder pagar hay que crecer primero. Buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el Fondo Monetario Internacional y nuestros acreedores. El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de la capacidad de hacerlo", enfatizó, a tono con sus declaraciones previas. "Argentina no debe aislarse, debe integrarse a la globalización, pero con inteligencia", subrayó.
Sobre la Justicia, cuestionó a la "corporación de jueces dispuesta a castigar sin razón a quienes la enfrentan" y, en ese sentido, se refirió a un "nunca más" e hizo uno de los anuncios centrales: la reforma del Sistema Federal de Justicia.
"Cuando se presupone la culpabilidad de una persona sin condena, se está violentando no solo la constitución si no los principios más elementales del Estado de Derecho", analizó.

Comentar





copie el código de verificación



1
Canteros estimula a los jóvenes a participar: "Tienen una nueva mirada sobre la gestión"
2
Dos edificios aislados por casos de Covid-19 en Capital
3
Pronósticos reeleccionistas 2021: las opciones que se afirman
4
La familia de Facundo sospecha de 9 policías
5
Segundo fallecimiento por coronavirus en Corrientes