Generales

Intento de femicidio: apuñaló a su expareja luego de golpearla

La víctima es una abogada, con la que el atacante tiene dos hijos. Hace tres años están separados. Ella, le habría dicho a sus allegados que él la hostigaba desde la disolución del matrimonio. La mujer está grave, perdió sangre y sería sometida a una cirugía.

Una re­co­no­ci­da abo­ga­da del fo­ro lo­cal, fue bru­tal­men­te ata­ca­da a gol­pes y lue­go a cu­chi­lla­zos, ayer po­co an­tes del me­dio­dí­a, por su ex­pa­re­ja, quien des­de ha­cía bas­tan­te tiem­po la ve­nía aco­san­do y hos­ti­gan­do. La víc­ti­ma es­tá in­ter­na­da en gra­ve es­ta­do y el agre­sor, fue de­te­ni­do en el mis­mo es­tu­dio ju­rí­di­co en el que ocu­rrie­ron los he­chos, en ple­no mi­cro cen­tro de la ciu­dad de Co­rrien­tes.
Eran las 10:40, cuan­do los de­ses­pe­ra­dos y des­ga­rra­do­res gri­tos de au­xi­lio de E.M. So­sa de 47 años, se es­cu­cha­ron en to­das las ofi­ci­nas ocu­pa­das de la pe­que­ña ga­le­ría co­mer­cial “Si­glo XXI”, ubi­ca­da por ca­lle 9 de Ju­lio al 1275, ca­si es­qui­na Cór­do­ba.
Es­ta­ba sien­do ata­ca­da con una bru­ta­li­dad des­co­mu­nal, por par­te de su ex­pa­re­ja S. J. So­to.


-
El su­je­to se pre­sen­tó im­pre­vis­ta­men­te en el pe­que­ño es­tu­dio que la abo­ga­da po­see en aque­lla ga­le­rí­a, ce­rró la puer­ta y co­men­zó a in­cre­par­la. Los gri­tos lla­ma­ron la aten­ción de los in­te­gran­tes de otro bu­fe­te de abo­ga­dos, ubi­ca­do a po­cos me­tros del lu­gar.
Se­gun­dos des­pués los gri­tos de dis­cu­sión se trans­for­ma­ron en gri­tos de do­lor y pe­di­dos de au­xi­lios por par­te de la mu­jer, quien es­ta­ba sien­do ata­ca­da a gol­pes de pu­ño y con un cu­chi­llo, que el pro­pio agre­sor ha­bría tra­í­do es­con­di­do en­tre sus ro­pas.


-
Con la pre­mu­ra del ca­so, los co­le­gas de la víc­ti­ma sa­lie­ron en su au­xi­lio y mien­tras unos in­ten­ta­ban for­zar la puer­ta del es­tu­dio de So­sa, otros bus­ca­ban ayu­da de los po­li­cí­as de con­sig­na que es­tán en la su­cur­sal del Ban­co Na­ción, que se en­cuen­tra jus­to al fren­te del lu­gar en el que ocu­rrie­ron los he­chos. Cuan­do lo­gra­ron in­gre­sar a las ofi­ci­nas, la mu­jer ya­cía ti­ra­da en el pi­so, so­bre un char­co de san­gre, to­da­vía cons­cien­te, pe­ro gra­ve­men­te las­ti­ma­da. La he­ri­da más gra­ve fue la ases­ta­da por So­to en la es­pal­da, ya que le per­fo­ró un pul­món, pro­vo­cán­do­le un neu­mo­tó­rax. En po­cos mi­nu­tos, una am­bu­lan­cia aguar­da­ba en la ca­lle pa­ra tras­la­dar a la víc­ti­ma has­ta el Hos­pi­tal Es­cue­la don­de ayer ana­li­za­ban so­me­ter­la a una ci­ru­gí­a, in­di­có el di­rec­tor del no­so­co­mio Sal­va­dor Gon­zá­lez Na­dal.


-
Ha­ce ca­si tres años que So­sa y So­to es­tán se­pa­ra­dos. Com­par­ten dos de los cua­tro hi­jos que tie­ne la mu­jer y se­gún in­di­ca­ron fuen­tes del ca­so, el hom­bre des­de la se­pa­ra­ción hos­ti­ga­ba a la víc­ti­ma. La Fis­cal Es­pín­do­la y la jue­za Gra­cie­la Fe­rrey­ra es­tán a car­go de la in­ves­ti­ga­ción y, ha­brí­an ca­ra­tu­la­do el ca­so co­mo “ho­mi­ci­dio agra­va­do por el vín­cu­lo en gra­do de ten­ta­ti­va y por me­diar vio­len­cia de gé­ne­ro”. So­to que­dó alo­ja­do en la Co­mi­sa­ría Cuar­ta.

Comentar





copie el código de verificación



1
Canteros destacó al deporte como herramienta inclusiva en los barrios
2
Llamado a la solidaridad para que Augusto pueda volver a ver
3
COVID en el Senado
4
COVID en el Senado
5
Canteros: “Queremos que los jóvenes se inserten al mercado laboral”